domingo 2 de octubre de 2022
Cursos de periodismo

Cristina busca un vallado en contra del ajuste

Estamos en una situación de muchísima tensión. Y en el centro de esa tensión hay una discusión que arraiga muy profundo en la Argentina, pero que ahora adquiere una intensidad extraordinaria, por razones obvias. Se está juzgando y se pide una condena muy severa para una figura importantísima, central de la vida política argentina, como Cristina Fernández de Kirchner. Parte de esta discusión introduce a la vicepresidenta y a sus acólitos, a quienes la siguen, en un cuestionamiento de la legitimidad del tribunal que la está juzgando. Ella va a la raíz del problema. Esta forma de encarar su defensa en términos políticos, que consiste en impugnar la legitimidad de la Justicia, ha adquirido una imagen caricaturesca en el mensaje que le envió el hombre fuerte de Venezuela, que no es Maduro sino Diosdado Cabello. Él afirma que la está juzgando la ultraderecha y que la está juzgando una Justicia que está subordinada al imperio americano, a los Estados Unidos.

Esta plataforma conceptual tiene otras modulaciones. Cristina establece un puente entre quienes la contradicen, en este caso quienes la juzgan, y la dictadura militar. La que la está juzgando, en el fondo, es la dictadura. Ella busca estar envuelta en la bandera -tal vez la bandera más legitima que se pueda encontrar- de los derechos humanos-. De hecho, ayer estuvo reunida con organizaciones de DD.HH. que la respaldan. En esta identificación entre el tribunal y la dictadura han ocurrido cosas más que disparatadas. Aberrantes.

Cristina Kirchner dijo en su defensa del martes pasado que el presidente del tribunal, Rodrigo Giménez Uriburu, no la puede juzgar y no es un juez de la Constitución porque está casado con la nieta del coronel Armando Manuel Hornos, que fue el responsable de las ejecuciones y las desapariciones de personas en Margarita Belén. Por otro lado, insiste en que el mismo juez es hijo de un marino que fue edecán o jefe de protocolo de ceremonial de Galtieri y de Bignone. ¿De dónde saca esto? De una nota de Horacio Verbitsky en El Cohete a la Luna, en la que el periodista plantea estas imputaciones haciendo algo sumamente cuestionable que es cargarle a alguien los antecedentes de su familia, cosa que no le gustaría a Cristina Kirchner que hagan con su hija, con su hijo con sus nietos.

lanacion.com.ar  (www.lanacion.com.ar)