Cristina “depura” a intendentes del PJ y Cambiemos los abraza

Cristina de Kirchner reparecerá hoy en el Instituto Patria para intentar unir a un convulsionado peronismo bonaerense. La Cámpora, encargada de la convocatoria, no había cursado hasta anoche invitaciones para los intendentes «díscolos» que boicotearon la reunión organizada por Máximo Kirchner y Fernando Espinoza el jueves pasado en un local del SUTERH.

Cristina enfoca su ira en los «intendentes nuevos», como los mencionan despectivamente en el kirchernsimo duro, y ordenó depurar la lista de invitados para esta tarde. Como reveló este diario, la expresidente vociferó su ira contra Martín Insaurralde (Lomas de Zamora), Fernando Gray (Esteban Echeverría), Mariano Cascallares (Almirante Brown), Ariel Sujarchuk (Escobar), Gustavo Menéndez (Merlo) y Leonardo Nardini (Malvinas Argentinas), y otros no tan nuevos como Julio Pereyra (Florencio Varela) y Alberto Descalzo (Ituzaingó) por su boicot a la cumbre de unidad del Frente para la Victoria convocada la semana pasada con las presencias de Amado Boudou, Luis D’Elía y Martín Sabbatella.


El faltazo de los intendentes del Esmeralda y el Fénix obedeció a dos factores: ya no reconocen a Máximo como interlocutor de Cristina para el armado de listas y no están dispuestos a sumar a Boudou y/o D’Elía a las campañas en sus distritos. La supervivencia territorial y la gobernabilidad en los Concejos Deliberantes son urgencias de los jefes comunales que no dependen de cómo se dirima la jefatura del PJ en estas elecciones con la eventual participación de socios «indesables» para los intendentes que les resten votos en los municipios.