jueves 6 de octubre de 2022
Cursos de periodismo

Cristina, después del atentado: de la conmoción a tener la “cabeza fría”

Sobre el asfalto, abajo, los militantes coreaban por enésima vez “si la tocan a Cristina…”. La batucada se escuchaba lejana en el quinto piso del edificio de Uruguay y Juncal donde a las 2 AM, cinco horas después de que gatillaran una pistola a 10 centímetros de su rostro, Cristina Kirchner seguía prendida a un teléfono que no le daba pausa: hablaba, agradecía, cruzaba consultas, escuchaba mensajes que le trasmitían.

En la madrugada de un jueves que jamás olvidará, en su departamento de Recoleta la vice estaba acompañada por un puñado de íntimos, entre ellos su hijo Máximo, uno de los primeros en llegar luego del ataque, la dirigente Mayra Mendoza y el ministro del Interior Eduardo “Wado” De Pedro. Fueron, junto a custodios y secretarios, los que compartieron los momentos posteriores al atentado. “Después de lo que ocurrió, después de esta locura, cambia todo: ya nada será igual”, le dijo a elDiarioAr, un funcionario que integra el ecosistema K.

eldiarioar.com  (www.eldiarioar.com)