lunes 28 de noviembre de 2022
Cursos de periodismo

Cristina, Massa y Alberto: distorsiones en el juego de espejos con el regreso de Lula

Lula Da Silva ganó y volverá, en enero próximo, a ser presidente de Brasil. Su victoria produjo un fenómeno que debería ser -pero no es- habitual: el grueso del sistema político argentino celebró, unos con más intensidad que otros, que Jair Messias Bolsonaro no logre su reelección. El scrum fue de Alberto Fernández a Horacio Rodríguez Larreta, de Facundo Manes a Cristina Kirchner. Pasadas las 23, Mauricio Macri se plegó al pelotón. A la medianoche, en un dato que no desentona -y que parece combinar táctica y convicción- Patricia Bullrich no había dicho nada sobre la elección de Brasil.

La definición del futuro presidente de la principal potencia del continente, a la que está atada en gran medida la suerte de Argentina, no es un asunto menor. Detrás del juego de espejos al que se lanzó la política criolla, el impacto de la victoria de Lula debe proyectarse, antes que nada, por lo que evita: un segundo mandato de Bolsonaro podría ser fatal para el vínculo bilateral y para cualquier construcción regional.

eldiarioar.com  (www.eldiarioar.com)