¿Cuál es la apuesta de Macri con el aborto?

Uno, el papa es argentino. Dos, el presidente es de derechas y líder de un partido conservador. Tres, la Argentina comenzó a debatir si legaliza el aborto. ¿Qué pasó? Una lección de pragmatismo o de oportunismo político.

Todo comenzó cuando el presidente Mauricio Macri alteró el tablero político al inaugurar las sesiones del Congreso. Ese día, 1 de marzo, dijo que pese a que él estaba en contra del aborto, favorecía un debate “maduro y responsable”.


En la Argentina el aborto está permitido en casos en los que corra peligro la vida de la mujer o su salud física, pero el debate sobre su despenalización se ha pospuesto por décadas. Se trata de una conversación apremiante, pero la declaración de Macri sacudió al país. Entre otros motivos, porque Macri es el líder de Propuesta Republicana (PRO), un partido de centroderecha y conservador. En 2015, Macri llegó al poder gracias a la coalición Cambiemos, una alianza de su partido con Unión Cívica Radical —representante histórico de la clase media argentina— y con Coalición Cívica ARI, cuya líder, Lilita Carrió, se mostró durante años en público con un gran crucifijo sobre su pecho.