¿Cuál es la mejor manera de supervisar qué hacen los chicos en Internet?

Internet es mar abierto para grandes y chicos. Sin embargo, los menores suelen recibir limitaciones. Aprender a nadar lleva su tiempo y, mientras tanto, hay herramientas de control parental (aplicaciones de bloqueo de contenidos, por ejemplo) que resultan esenciales para muchos padres. Pero, ¿qué pasaría si ese acompañamiento fuera sin este tipo de limitaciones?

Evangelina Cueto, pediatra, especialista en salud integral de adolescentes y miembro titular de la Sociedad Argentina de Pediatría (SAP), se hace dos preguntas existenciales: «¿Existe el control sobre los hijos? Y si existe, ¿es efectivo perseguirlo como fin para la crianza?».


En principio, el contacto con las pantallas debe tener limitaciones. SAP y la American Academy of Pediatrics (AAP), así como también otras sociedades científicas, coinciden en que la vinculación con pantallas debe retrasarse hasta, al menos, los 2 años de vida.