Cuáles son las seis alertas que amenazan el medio ambiente argentino

Los anuncios se suceden sin cesar y cada noticia supera a la otra: por su desmanejo del medio ambiente, se podría decir de la humanidad lo mismo que la leyenda cuenta sobre Atila, rey de los hunos: que por donde pasaba no volvía a crecer el pasto.

El país no está exento de esta encrucijada que se verifica en todo el globo. Su actividad económica depende fuertemente de los recursos naturales, del mismo modo que la calidad de vida de sus habitantes, pero la tierra, el agua, los bosques y los mares ya exhiben la huella de la sobreexplotación. En este escenario, especialistas consultados por LA NACION destacaron seis puntos álgidos: la gestión de los residuos urbanos, la degradación de los suelos, la deforestación, la contaminación de la cuenca Matanza-Riachuelo, la minería de alta montaña, especialmente en la provincia de San Juan, y el descarte de la pesca en el Mar Argentino.


A juicio de Manuel Jaramillo, director de la Fundación Vida Silvestre Argentina (FVSA), hay dos preocupaciones fundamentales: la conversión de los ambientes naturales, y la producción y consumo de energía.