5.4 C
Buenos Aires
martes 15 de junio de 2021
Cursos de periodismo

Cuáles son los principales errores y sesgos del reconocimiento facial y cómo se intenta resolverlos con inteligencia artificial

Vivimos inmersos en aplicaciones que utilizan la inteligencia artificial (IA) y que ―supuestamente― nos hacen la vida más fácil. De hecho, muchas veces usamos la IA sin saberlo. Cada vez que la web nos recomienda una noticia, cada vez que desbloqueamos nuestro teléfono usando la cámara que reconoce nuestro rostro o cuando las redes sociales nos recomiendan contenido, los algoritmos están haciendo su trabajo. Mediante la combinación de inteligencia artificial y machine learning, las aplicaciones “aprenden” de nuestras elecciones, registran nuestros hábitos y proyectan esos datos para sugerirnos opciones.

Y no lo hacen de manera inocua.

La inteligencia artificial muchas veces replica y profundiza los sesgos de discriminación que existen en el mundo real: desfavorecen a las mujeres y a las minorías étnicas y, en cambio, favorecen a los hombres blancos. Uno de los capítulos más sensibles se registra en las tecnologías de reconocimiento facial: las cámaras registran rostros y la inteligencia artificial tiene la capacidad para identificar a la persona y hacer diversas asociaciones. Esta tecnología es utilizada en aeropuertos, en sistemas de seguridad y, cada vez más, en la apertura de cuentas bancarias digitales o cuando una persona se registra para trabajar en servicios de la llamada “economía de las plataformas”, como Uber o Rappi.

infobae.com  (www.infobae.com)