Cualquiera puede cocinar en MasterChef

    La televisión está muerta, ¡viva la televisión!

    En un año que nos empujó a lo doméstico como nunca antes, hay dos actividades que ganaron (o recobraron) peso en nuestras vidas: cocinar y ver televisión. Masterchef Celebrity Argentina (Telefe) se nutre de esa confluencia, y semana a semana bate sus propios récords y los de una industria que muchos daban por vencida pero tambaleante y todo, sigue dando batalla. Las galas de eliminación superan los 20 puntos de rating, cifras altas para el contexto del medio.

    Desde su estreno el 5 de octubre pasado, el reality show que produce Boxfish para Telefe se convirtió en un éxito como los de los mejores tiempos de la TV abierta. A los números que sorprenden hasta a los propios hay que sumarle la “venta” del programa (los segundos de publicidad que se venden dentro y fuera de las tandas comerciales), las marcas que buscan a los jurados (sobre todo a Donato de Santis, para que sea la cara de sus alimentos y bebidas) y las conversaciones que se producen sobre el programa, ya no en la calle pero sí de forma bastante activa en reuniones de Zoom, Twitter, grupos de Whatsapp ¡y hasta apps de citas!