14.4 C
Buenos Aires
lunes 14 de junio de 2021
Cursos de periodismo

Cuando hablamos de las vacunas contra el COVID-19, la liberación de las patentes debe ser solo el comienzo

El 5 de mayo, la representante de Estados Unidos ante la Organización Mundial del Comercio, Katherine Tai, anunció por medio de Twitter que su país apoyaría el pedido de liberación temporal de los derechos de propiedad intelectual sobre las vacunas contra el COVID-19. “Estos tiempos y circunstancias extraordinarias exigen medidas extraordinarias”, aseguró la funcionaria.

La discusión sobre el acceso mundial a la vacuna contra el COVID-19 fue, desde el comienzo, una discusión económica además de una cuestión sanitaria. Los datos provistos por la Organización Mundial de la Salud (OMS) revelan que, de las más de 700 millones de vacunas administradas hasta marzo de este año, los países ricos recibieron 87% de las dosis contra 0.2% que llegaron a las naciones de bajos ingresos. Esto plantea un debate económico por doble vía: por un lado, quiénes y por qué pueden acceder a la vacuna y, por otro lado, la apuesta a fortalecer la vacunación no sólo como método para salvar vidas, sino también para proteger al sistema económico. Por eso, la liberación de las patentes apunta al corazón del debate sobre la economía global y, en particular, sobre las desigualdades estructurales entre países.

washingtonpost.com  (www.washingtonpost.com)