lunes 19 de febrero

Cuando la ausencia de una sola coma te cuesta 5 millones de dólares

Un grupo de choferes repartidores de leche en Maine, Estados Unidos, recibirán 5 millones de dólares por un acuerdo propuesto en un caso de horas extras no remuneradas, de acuerdo con registros de la corte presentados el jueves.

Un juez falló a favor de los repartidores en marzo pasado, y todo fue gracias a la ausencia de una coma de Oxford en la legislación laboral de Maine.


Una coma de Oxford es la coma utilizada, al escribir en inglés, del segundo al último elemento en una lista de tres o más cosas: “elemento A, elemento B, y elemento C”. No se acostumbra su uso en el periodismo.

Dejar un comentario