22.5 C
Buenos Aires
viernes 27 de noviembre de 2020
Cursos de periodismo

¿Cuándo se jodió Estados Unidos?

La elección presidencial estadounidense de 2020 fue excepcional –algo que a esta altura ya es un cliché–. Sin embargo, la persistente referencia a esta “excepcionalidad” puede opacar cuánto respondió la coyuntura electoral del 2020 a ciclos más largos dentro de la historia política y social de Estados Unidos. El grueso del establishment del Partido Demócrata –entendido este en un sentido más amplio que el estrictamente partidario, en un arco que comprende también a mucha de su intelligentsia presente en la burocracia estatal, mediática y académica– insiste en presentar al fenómeno Trump como una anomalía, un accidente histórico, un desvío en el camino de la nación providencial. Esta percepción tiene consecuencias políticas prácticas: la solución al problema consistiría básicamente en derrotar a Trump y volver al sendero anterior. Algo de esto es perceptible en la dificultad de los demócratas en procesar alternativas y opciones a su propio establishment interno; una “política de la indignación” frente a la monstruosidad de Trump que se sostiene en la denuncia de las miles de transgresiones a la ley y la norma del actual Presidente pero que no pudo, en casi ningún caso, frenarlas. Para los demócratas, el new normal es un old normal. Con este diagnóstico, es natural que su candidato, Joseph Biden, parezca extraído de una elección de 1999: un afiliado al PAMI del círculo rojo demócrata.

Ante tal escala de crisis interna, de cualquier manera y a pesar de esos esfuerzos, la pregunta persiste: ¿cuándo empezó la secuencia histórica que termina con Trump presidente sosteniendo una Biblia rodeado de gases lacrimógenos? ¿Qué pasó con el país que había ganado la Guerra Fría y extendido su influencia política, económica y cultural en un nuevo “imperio universal”? O, en clave de Mario Vargas Llosa: ¿cuándo se jodió Estados Unidos?

eldiplo.org  (www.eldiplo.org)