lunes 22 de octubre

“¿Cuándo voy a ver a mi papá?”: El dolor de los niños separados de sus padres en EE. UU.

Cuando el niño aterrizó en Michigan, a fines de mayo, lucía agotado y solo cargaba una bolsa con la ropa sucia que usó durante su travesía de varios días por México. También tenía dos trozos de papel: uno con un dibujo de su familia en Honduras y el otro era un bosquejo de su padre, que fue arrestado y trasladado a otro lugar después de que llegaron a la frontera con Estados Unidos en El Paso, Texas.

Un acompañante del gobierno estadounidense entregó al niño de 5 años, identificado como José en sus documentos de viaje, a una mujer estadounidense cuya familia se encarga de cuidarlo. Él no quiso tomarle la mano. No lloró. Estuvo callado durante el trayecto a “casa”.


Las primeras noches, se quedó dormido por la fatiga de tanto llorar. Después el llanto dio lugar a “lamento tras lamento”, dijo Janice, su madre de acogida. Hace poco logró dormir por primera vez durante toda la noche, aunque insiste en guardar los dibujos de sus familires bajo su almohada.

Dejar un comentario