Cuanto más se advierte sobre los riesgos de un Brexit sin acuerdo, más lo apoyan sus partidarios

El 31 de octubre acaba el plazo para decidir si Reino Unido sale de la Unión Europea o si, por el contrario, pide una prórroga para trata de llegar a un punto de entendimiento. Los constantes desacuerdos internos y las tensiones con Europa aproximan al Ejecutivo de Boris Johnson a lanzarse a un Brexit sin acuerdo. En mitad de esta tormenta, los partidarios de abandonar la UE lejos de temer por los riesgos que esto podría suponer de no haber acuerdo, continúan reafirmándose en su opinión de seguir adelante con la salida.