Cuatro claves de un fuerte ajuste para estabilizar la economía

La inacción durante la transición, aún después de definida la elección del 27 de octubre, y durante los festejos de los primeros días del nuevo gobierno, mutó rápidamente durante la última semana.

El proyecto de ley de “Solidaridad Social y Reactivación Productiva” con media sanción de Diputados conseguida en tiempo récord al cierre de esta nota, incluye en sus 85 artículos una batería de atribuciones y medidas que apuntan a romper la indexación directa e indirecta del gasto público y en simultáneo a dar una muy fuerte señal de consistencia fiscal y monetaria.

Lejos del discurso de campaña que apuntaba a “poner plata en el bolsillo” financiada con “maquinita” e incluso del primer mensaje (mucho más prudente) del flamante ministro de Economía respecto a que no había lugar para financiar una expansión fiscal, pero tampoco para cerrar el déficit antes de intereses dado el impacto contractivo sobre la economía, las medidas incluidas en la ley ómnibus tienen una enorme contundencia.