14.4 C
Buenos Aires
domingo 1 de agosto de 2021
Cursos de periodismo

Cuba: trasladan a una cárcel de alta seguridad a un artista símbolo de las nuevas protestas

El cerco de la represión aprieta más que nunca a las principales figuras de la oposición, cuando mañana se cumplirá una semana de la protesta del 11 de julio. Mientras tanto, a las ocho de la mañana hoy hubo un nuevo Acto de Reafirmación en La Habana Vieja, con discursos del presidente Miguel Díaz-Canel y otros funcionarios, en la habitual retórica anti-imperialista. «Se convocó a una guerra civil. Estamos ante una ciberguerra, que incluye el terrorismo mediático», indicó el presidente, quien acusó a las «redes no tan sociales» de ser el brazo informativo del gobierno estadounidense. «¡Y cuánto han tenido que contenerse las fuerzas del orden, por el cuidado que se les exige, para no reaccionar a las agresiones!», reivindicó Díaz-Canel, quien sigue sin hacer un solo gesto de conciliación. También hablaron funcionarios clave del aparato represivo, como el director de los Comités de Defensa de la Revolución. Los CDRs han sido por seis décadas los encargados de calibrar el pulso social de los barrios; en muchos llega a haber uno por manzana. Mientras los funcionarios arengaban, sin embargo, las redes no dejan de librar su propia batalla de posteos y comentarios: la «grieta cubana» en su calado profundo.

Entre los allegados al artista Luis Manuel Otero Alcántara, uno de los fundadores del Movimiento San Isidro, se tuvo ayer la primera noticia de que quedó detenido en la cárcel de Villa Marista el mismo 11 de julio, cuando se dirigía a unirse a las protestas masivas de La Habana. Según indicó a Clarín Laritza Diversent, directora de Cubalex, al performer se le notificó que enfrentará cargos de desacato, resistencia y agresión: se lo trasladaría a la prisión de Vivac y desde allí al complejo de Guanajay, una cárcel de máxima seguridad situada a 45 kilómetros de la capital. El artista se sumó a la protesta una vez comenzadas el domingo, posteando en sus redes: “Todo el mundo para la calle. Yo me voy para el Malecón, me cueste lo que me cueste. Ya está bueno de presos políticos, queremos democracia.”