9.6 C
Buenos Aires
martes 27 de julio de 2021
Cursos de periodismo

Cuba, un país donde nadie quiere vivir

Cinco años después de que el entonces presidente Barack Obama derogara la ley de “pies secos, pies mojados” para intentar cortar el flujo migratorio ilegal de Cuba hacia Estados Unidos, los cubanos siguen lanzándose al mar en armatrostes para escapar de la dura realidad de la isla. Si es una odisea armar a diario un plato de comida, si no hay medicamentos, si los apagones están de vuelta, si los pocos productos de primera necesidad que se ponen a la venta solo se pueden adquirir en tiendas en dólares cuando el Estado paga sus salarios en pesos cubanos, y si la represión a la ciudadanía y la falta de libertades y derechos fundamentales van en aumento, no sorprende que haya personas que deciden poner su vida en riesgo entregándose al mar para intentar escapar de sus presentes y así alcanzar un futuro diferente al que les toca en este país.

Según la Guardia Costera de Estados Unidos, de enero a abril de este año aumentó 80% la actividad migratoria en comparación a años recientes. Esto, en la práctica, demuestra la cantidad de personas que intentan huir por mar de la realidad cubana. Así, incluso sin un Castro en el poder, Cuba es hoy una nación sin futuro inmediato. Una nación en ruinas, una nación fallida que no le brinda esperanzas ni garantías a un pueblo que se agarra a la emigración como única salvación.

washingtonpost.com  (www.washingtonpost.com)