lunes 18 de febrero

Cuidado con los videos de “Pepa la cerda” y otras copias de dibujos animados en YouTube

YouTube está lleno de dibujos animados, pero no todos son tan inocentes como parecen. La red de videos se ha convertido en la televisión de los más jóvenes. Y controlar su contenido -y quiénes lo ven- puede llegar a convertirse en todo un reto para los padres.

Si uno no presta demasiada atención, es bastante fácil confundir un video de la heroína infantil Peppa Pig (“Peppa la cerdita”, en español) con uno falso. Y en el caso del segundo, el contenido puede distar mucho de poder catalogarse como “apropiado” para un público infantil.


En algunos videos de YouTube, la famosa estrella porcina -que en algunas de las parodias recibe el nombre de “Pepa la cerda”- protagoniza episodios terroríficos, como una sangrienta visita al dentista o peleas caníbales. Pero también escenas cargadas de violencia sexual o incluso su propio intento de suicidio.