lunes 24 de septiembre

De la bronca de Vidal y Larreta, a los llamados frenéticos de Lilita: las 36 horas críticas de la cumbre de Cambiemos en Olivos

El sábado no fue un día más en la quinta de Olivos. En más de doce horas de reuniones, el presidente Mauricio Macri decidió junto a la mesa chica de Cambiemos recortarle facultades al jefe de Gabinete, Marcos Peña. De la prolongada reunión participaron la gobernadora de la provincia de Buenos Aires, María Eugenia Vidal; el jefe de Gobierno, Horacio Rodríguez Larreta; el propio Peña; el consultor ecuatoriano, Jaime Durán Barba, y el ex intendente de Buenos Aires, Carlos Grosso.

En el marco de un hermetismo intenso, sólo se deslizaron algunas cuestiones y hay varios ministros que tienen miedo de levantar la cabeza, ya que las decisiones pueden cambiar de un momento al otro, la mesa chica más algunos externos como es el caso del ministro de Interior, Obra Pública y Vivienda, Rogelio Frigerio; y el presidente de la Cámara de Diputados, Emilio Monzó. Cambios en el Gabinete y modificaciones en los sistemas impositivos fueron los tópicos de las charlas.


De fondo la diputada nacional y referente de la Coalición Cívica, Elisa “Lilita” Carrió llamaba por teléfono a Macri para sostener que no podía apartar de sus cargos a los vicejefes Mario Quintana y Gustavo Lopetegui como tampoco el recorte de poder a Marcos Peña. “Lilita los considera como dos grandes funcionarios que dieron fuertes batallas. Los apoya, junto a Marcos, 100%”, expresaron desde el entorno de la legisladora. Vidal y Larreta están disconformes con el rumbo que le da a la gestión Peña, como también su forma de comunicar algunas cuestiones. Nuevamente remarcaron que no existe nadie como él a la hora de guiar una campaña electoral, pero no a su los hilos de una gestión.

Dejar un comentario