domingo 24 de junio

De la épica de Brasli 2014 a la pesadumbre

En tres décadas no hubo selección argentina que llegara más desacreditada a un Mundial. Toda la épica del “Brasil decime que se siente” mutó en pesadumbre para los hinchas y en una mochila de plomo para una generación de jugadores a la que se creía destinada al paraíso del fútbol. Y aunque hasta el DT produzca más irritación que simpatías, ¿quién no quisiera volver a ese estado de felicidad e infancia que es llegar a una final?


Dejar un comentario