miércoles 17 de octubre

De la mano de las subas de tarifas, crece la venta de energía eléctrica en “modalidad prepago”

Una manera de observar las dificultades socioeconómicas por las que atraviesan diversos segmentos de la población es a partir del acceso a los servicios públicos básicos. Un ejemplo es el que ocurre con la energía eléctrica. Hasta mediados de agosto, Edenor había instalado más de 100.000 dispositivos MIDE, los que permiten consumir energía en modalidad prepaga en un sistema similar al que se emplea en las telecomunicaciones móviles o en la TV paga vía satelital.

La previsión es que hacia finales de 2019 ya sean más de 200.000 los medidores de este tipo operativos en su área de influencia. En algunas provincias también hay una tendencia cada vez mayor a incorporarlos en el sistema.


Los MIDE se instalan allí donde se ven los llamados “colgados” que viven en barrios pertenecientes a los segmentos de menor nivel de ingresos. Con las cifras de la compañía podría inferirse que, más allá de los 2,6 millones de usuarios activos que posee la distribuidora de electricidad, hay un 10% de la población ubicado en su zona que no recibe este servicio de manera formal. Aunque podrían, todavía, ser más.

Dejar un comentario