lunes 17 de diciembre

De qué manera Trump está ayudando a China

La guerra comercial sino-norteamericana, iniciada a comienzos de este año por la administración del presidente norteamericano, Donald Trump, está escalando rápidamente. El gobierno de Trump ya ha impuesto un arancel adicional del 25% sobre bienes chinos por un valor de 50.000 millones de dólares, y un arancel adicional del 10% sobre bienes por otros 200.000 millones de dólares. A menos que los líderes de los dos países puedan sellar un acuerdo en la próxima reunión del G20 en Buenos Aires, la situación probablemente empeore. Esas son mejores noticias para China que para Estados Unidos.

Hasta el momento, China se ha negado a ceder a la presión estadounidense. Si bien ha tomado represalias, sus acciones siempre han sido proporcionadas, para evitar una escalada excesiva. Pero no hay motivos para pensar que la administración Trump –que ha amenazado con aplicar aranceles a todos los productos chinos- vaya a dar marcha atrás. Después de todo, Trump cree que, cuando un país tiene un déficit comercial bilateral, su socio necesariamente saca ventaja.


La realidad, por supuesto, es que más allá de cuáles sean los costos en que incurre Estados Unidos por el comercio con China, los beneficios son inmensamente mayores. Por empezar, gracias a las importaciones de bajo costo de China, los consumidores estadounidenses pagan menos por una amplia gama de productos, desde zapatos hasta electrónica.

Dejar un comentario