De Watergate a las fake news: los nuevos futuros del periodismo

¿Hacia dónde va el periodismo? En una época en que la palabra innovación está de moda y los medios intentan reacomodarse ante el estruendo de las redes sociales, surgen nuevas alternativas para contar historias que reavivan la pasión por el oficio. En este análisis publicado en conjunto con Nieman Lab, los especialistas C. W. Anderson y Pablo J. Boczkowski investigaron las últimas dos décadas de estudios sobre noticias e imaginan nuevos caminos hacia adelante.

La innovación está en todas partes. La innovación en el negocio de noticias. La innovación en las redes sociales. La innovación (¡y destrucción creativa!) en la comunicación política presidencial. La innovación en los temas y métodos de investigación académica. La innovación como palabra clave y de moda. La innovación como ideología y signo de los tiempos.


Las cosas son, por decirlo con delicadeza, diferentes de lo que solían ser. Cuando hablamos durante el almuerzo en un simposio de 2013 titulado “Data Crunched Democracy”, organizado por Daniel Kreiss y Joseph Turow en la Universidad de Pensilvania, no pudimos evitar sorprendernos de cuánto habían cambiado las cosas desde que empezamos nuestras respectivas investigaciones sobre las noticias y el periodismo. Nos maravillamos de cómo un campo de investigación que hasta hace poco era visto como un área algo especializada dentro del campo más amplio de la comunicación estaba generando una cantidad sin precedentes de estudios. Mientras tanto, las preguntas, las teorías y los métodos para estudiar el periodismo también estaban cambiando, impulsados en parte por el desafío de un entorno de noticias cambiante. Sin embargo, el ritmo frenético de la producción de conocimiento había impedido de algún modo a los investigadores participar en un proceso colectivo para darle sentido a lo que se había logrado y lo que podría estar por delante.