lunes 18 de febrero

Deberías meditar todos los días

Como vivo en el norte de California, donde este tipo de cosas es casi una norma local, pasé el Año Nuevo en un centro de meditación, rodeado de cientos de personas blancas adineradas, bien intencionadas y vestidas con ropa de la marca Patagonia, que buscaban restablecer el orden y equilibrio de sus vidas embrutecidas por la tecnología.

En otro momento me habría burlado de su proceder, pero últimamente le he tomado cariño a la sinceridad performativa puesta al servicio del equilibrio digital. En realidad, me ponen más nervioso quienes aún no se han rendido a los retiros de meditación.


Lo cual me lleva directo al tema: estamos en 2019, ¿por qué no has comenzado a meditar? ¿Por qué no lo ha hecho todo el mundo?

He sido periodista de tecnología durante casi veinte años y un devoto de la tecnología desde hace mucho más. Durante ese tiempo, me he obsesionado con la forma en que la experiencia digital codifica cómo desciframos la lógica del mundo real.