18.8 C
Buenos Aires
sábado 16 de octubre de 2021
Cursos de periodismo

Décadas después, descubrimos que muchos estudios usados para justificar el veto del tabaco eran erróneos

Probablemente el proceso fuese parecido en el resto de países, pero nosotros vamos a usar de momento el ejemplo español, el que tenemos más cercano. Tanto para la Ley antitabaco de 2006 como la de 2010, por las que se vetaría su consumo en espacios públicos y privados, se hicieron una serie campañas públicas previas a la introducción de la medida.

Anuncios ministeriales y noticias en prensa contextualizaban el cambio de paradigma: ¿por qué se va a coartar la libertad de los ciudadanos? España esgrimió tres argumentos. Porque de estaba luchando contra el tabaquismo (se buscaba una deshabituación tabáquica) que tantas enfermedades y mortandad causan en ese grupo. Porque hay que proteger a los menores. Y, sobre todo, porque los fumadores estaban perjudicando con su consumo a los demás: el tabaco mataba literalmente a miles de fumadores pasivos cada año.

Es decir, que si no podemos recriminarle el riesgo propio a los fumadores habituales, ese 1% (según la OMS) de personas que fallecen injustamente por su vicio se convertía en el símbolo de la lucha. Eran víctimas inocentes.

magnet.xataka.com  (magnet.xataka.com)