Del dicho al hecho: el plan de Trump para deportar a 11 millones de personas

Un elemento central para la campaña presidencial de Donald Trump y para su estrategia de seguridad nacional es su intención de tomar medidas drásticas para reprimir la emigración ilegal usando una “fuerza de deportación” para reubicar personas al otro lado de un muro —que sería financiado por México—, que abarcaría casi toda la extensión de la frontera sur de Estados Unidos.

Trump, ya virtual candidato republicano, ha sugerido que ahondará en esas ideas en un discurso próximo. Sin embargo, expertos en varios temas que han analizado los planes que ha presentado hasta ahora advierten que su precio podría ser astronómico —quien sea que pague— y desafiaría, de muchas maneras, la lógica de la ciencia, la ingeniería y el derecho.