viernes 21 de septiembre

Del dólar y la corrida al #MacriYoTeBanco: Twitter contra la economía

El tiempo es veloz en nuestro país. También lo es para las tecnologías de la información y la comunicación. En este tiempo maleable y acelerado nos encontramos -nuevamente- con una agenda de crisis, Fondo Monetario Internacional, riesgo país y devaluación. Las respuestas del gobierno a ese desafío de comunicar una crisis en épocas de esfera pública ampliada por el uso extendido de redes sociales no parecen haber estado a la altura de las circunstancias.

Deberemos analizar lo puesto en juego en los últimos días una vez que conozcamos el desenlace de la historia. Mientras tanto, podemos apurar algunas interpretaciones sobre la confusión que generó la crisis en una comunicación gubernamental que había conservado un aura de prolijidad y eficiencia hasta hace poco tiempo. Para ser justos, la crisis no es un problema de comunicación sino económico. Pero los errores comunicacionales la convirtieron también en una crisis política. Es el capital político del gobierno lo que está en juego.


Dejar un comentario