13.7 C
Buenos Aires
miércoles 22 de septiembre de 2021
Cursos de periodismo

Del puchero a los pañales y el alcohol en gel: así es la revolución del maíz

El maíz nos acompaña desde el desayuno a la cena. No somos tan afectos a los cereales como el resto de la humanidad, pero todos sabemos que “es bueno”. Los copos de maíz, las “zucaritas”, muchas veces acompañando el yogur, o en cajas, como sea. En los hoteles no pueden faltar.

Pero también está en la leche. Porque desde hace treinta años el maíz viene jugando un papel cada vez más importante en la alimentación de las vacas de tambo. Al principio los técnicos consideraban que el tambero que daba menos grano a las lecheras era más eficiente, ya que el pasto parecía el recurso más barato. Hasta que advirtieron que cada kilo de maíz que se agregaba a la dieta significaba un litro más de leche.

Así que cuando estás cortando el café con leche, lo que le estás agregando es maíz. Lo mismo cuando untás la tostada con manteca, o le agregás una lonja de queso de máquina, fresco o por salut.

clarin.com  (www.clarin.com)