Demencia: el hallazgo de una proteína asociada con el frío que puede ser clave para combatir esta enfermedad

    La natación en agua fría podría proteger al cerebro de enfermedades degenerativas como la demencia, según han descubierto unos investigadores de la Universidad de Cambridge, en Reino Unido.

    Por primera vez, se ha encontrado una proteína de «choque de frío» en la sangre de unos nadadores de invierno habituales en la piscina Parliament Hill de Londres.

    Se ha demostrado que la proteína ralentiza la aparición de la demencia e incluso repara parte del daño que causa esta enfermedad en los ratones.

    La profesora Giovanna Mallucci, que dirige el Centro del Instituto de Investigación de la Demencia de Reino Unido en la Universidad de Cambridge, dice que el descubrimiento podría orientar a los investigadores hacia nuevos tratamientos farmacológicos que puedan ayudar a mantener a raya la demencia.