13 C
Buenos Aires
lunes 26 de julio de 2021
Cursos de periodismo

Desconfianza absoluta: un juez contra todos

22 kilómetros separan el despacho del juez Federico Villena de los pasillos de Comodoro Py. La causa por los (des)manejos de la Agencia Federal de Inteligencia macrista es, ante todo, un expediente complejo donde nada es lo que parece y nadie es tan inocente como declama, por más que el Código Penal fije que uno lo es hasta que una sentencia firme diga lo contrario.

Villena fue funcionario de un tribunal federal de los de Retiro antes de convertirse en juez, durante el gobierno de Cristina Fernández de Kirchner. Su destino era el Juzgado Federal de Moreno pero una decisión política lo trasladó a fines de 2018 al Juzgado Federal 1 de Lomas de Zamora, el que interviene en todo lo que suceda en el Aeropuerto de Ezeiza. Un botín muy codiciado y donde la inteligencia siempre estuvo cerca.

El juez le debe su manejo de los tiempos (políticos, mediáticos, judiciales) a esa crianza entre federales de Retiro y a su padrino Luis María Cabral, ex consejero de la Magistratura. Por eso, cuando la causa por los seguimientos que la AFI hizo, al parecer, a opositores y oficialistas tomó repercusión, decidió blindarse. No atendió más el teléfono y se concentró en hilar todo lo que pudiera (re)construir de una trama que parecería estar totalmente expuesta. En líneas generales, una célula compuesta por unos 15 espías que respondían a las órdenes de Alan Ruiz, ex director de Operaciones Especiales de la AFI. Por arriba suyo, estaba Diego Dalmau Pereyra, el exjefe de Contrainteligencia de la Agencia. A una misma escala pero en otro edificio, entra a jugar en este ajedrez la detenida y negada por el macrismo, Susana Martinengo. Darío Nieto, el secretario que estuvo al borde de la detención durante el allanamiento que se le hizo, ingresó a la trama también por las conversaciones que se encontraron en los aparatos de los espías. A diferencia de Martinengo, a Nieto salieron a protegerlo desde Juntos por el Cambio.

elcanciller.com  (elcanciller.com)