Descubren las raíces sociales de la hostilidad hacia los inmigrantes

El nacionalismo étnico es más susceptible de desarrollarse en aquellos países que han sufrido pérdidas territoriales o vivido conflictos recientes, ha descubierto un estudio publicado en la revista Social Forces, del que se informa en un comunicado.

En consecuencia, puede decirse que el sentimiento contra la inmigración presente actualmente en Europa está influido por las guerras y los conflictos que han marcado la historia de un país.


En los países que tienen antecedentes de guerras, pérdidas territoriales, atentados a la soberanía nacional o de un conflicto importante, ya sea exterior o interior, el nacionalismo étnico basado en una lengua, una cultura y una identidad étnica comunes, tiene más posibilidades de desarrollarse socialmente, afianzado en un fuerte sentimiento contra la inmigración.

En los países donde no hay antecedentes de guerras, pérdidas territoriales o conflictos recientes, un nacionalismo cívico, basado en la igualdad asegurada por un Estado que vela por el bienestar de la población, tiene más posibilidades de prosperar. En estos países, el sentimiento contra la inmigración es mucho más débil.