16.9 C
Buenos Aires
jueves 21 de octubre de 2021
Cursos de periodismo

Desde que hay democracia, el primer elegido que no es radical ni peronista

Los tiempos van a decir si Mauricio Macri, desde anoche presidente, es parte del ciclo de la crisis política que se inició hace 15 años en la Argentina, o es la primera señal de la superación de esa crisis. El triunfo sobre Daniel Scioli aporta el primer indicio profundo: a casi 100 años de la Ley Sáenz Peña que instauró el sistema electoral vigente -con modificaciones de procedimiento, pero sobre los mismos principios de aquella norma revolucionaria- es el primer mandatario elegido democráticamente que no pertenece a las dos formaciones históricas que han gobernado la Argentina desde 1916.

Asombra el logro de ayer por esa sola nota, pero no sorprende porque su victoria se basa sobre una lectura fina y ajustada de la realidad social de la Argentina a la que ha respondido la historia política contemporánea: el peronismo entra en emergencia cuando va a las urnas sin aliados, y enfrenta al electorado no peronista unido detrás de un candidato plausible. En 1983 fue Raúl Alfonsín, en 1999 Fernando de la Rúa; ahora ha sido Macri. Las mejores elecciones las hizo el peronismo con aliados extrapartidarios, desde Juan Perón en 1946 con el radical Hortensio Quijano, a Cristina de Kirchner en 2011 con el radical Julio Cobos, pasando por el segundo Perón de 1973 con el multitudinario Frejuli. El acierto de Macri y Cambiemos fue apostar a esa ecuación infalible. Lo demás es literatura.

ambito.com  (www.ambito.com)