15.1 C
Buenos Aires
martes 19 de octubre de 2021
Cursos de periodismo

Despidos en Radio Nacional: la vida sin aire

Tiene 40 años, largos. Hace siete que ingresó a Radio Nacional. Sus compañeros la escuchaban repetir a fines de cada diciembre que para esas fechas el cuerpo le jugaba una mala pasada. “Me descompongo”, explicaba. Refería a la incertidumbre que le generaba la renovación de su contrato. “Este año no me pude mover de la cama durante tres días”, dijo. Y al cuarto puso su pulgar sobre el lector de identidad del edificio de Maipú 555 y en la pantalla apareció “No registrado”. El aviso de las tripas tenía razón. Ella, una de las despedidas, tendrá que explicarle ahora a su única hija que está desocupada. A las cuatro de la mañana, fue un guardia de seguridad el que no dejó entrar al primero de los expulsados. La ceremonia de la huella digital se extendió al resto de los trabajadores como en una ruleta rusa. Habría ocho víctimas más.

Solo este dos de enero cayeron seis contratados “eventuales” y cuatro “artísticos”. En la jerga de la radio del Estado, esas dos categorías son el purgatorio que antecede a la planta permanente, ese paraíso. Los eventuales tienen una relación a término que incluye derechos como aguinaldo, vacaciones y aportes jubilatorios. Los artísticos son los monotributistas, denominados “factureros”. Ambas calificaciones desnudan un fraude laboral que, en rigor, la propia administración pública promueve y mantiene. Y no solo en los medios. Y no solo en el gobierno de Mauricio Macri.

so-compa.com  (www.so-compa.com)