Detienen a los asesinos de Marielle Franco y todos «las coincidencias» conducen a Bolsonaro

El 14 de marzo de 2018 a las 21 horas, cuando la concejal de izquierda Marielle Franco salía de una reunión con un grupo de jóvenes negras en la Casa das Pretas, en Río de Janeiro, un automóvil Chevrolet Cobalt con patente del municipio de Nova Iguaçu estaba estacionado esperándola en las proximidades. Al verla salir, uno de sus tripulantes salió del auto e hizo una llamada por el celular. Marielle subió al auto conducido por su chófer, Anderson Gomes, y cuando arrancaron, el Cobalt comenzó a seguirlos. Lo manejaba el expolicía –expulsado de la fuerza y ya investigado por otros crímenes– Elcio Vieira de Queiroz, de 46 años. En el banco trasero viajaba el policía retirado Ronnie Lessa, de 48, que llevaba una subametralladora MP5 9 mm con municiones originalmente vendidas a la Policía Federal. En la mitad del camino, otro auto se juntó a la persecución.

A las 21:30, a la altura de la calle Joaquim Pallares, el Cobalt se colocó al lado del auto de Marielle y Ronnie realizó 13 disparos. Marielle recibió cuatro tiros en la cabeza y Anderson, tres por la espalda. Ambos murieron. Una de las asesoras de Marielle, Fernanda, que viajaba sentada a su lado, fue la única sobreviviente, con heridas leves producidas por astillas de los cristales de la ventanilla. Los asesinos huyeron, hasta hoy.