Deuda externa: la trama de una negociación feroz que se juega en Washington y busca un acuerdo antes que termine junio

    La Casa Blanca apoya un acuerdo entre Alberto Fernández y los bonistas que invirtieron 66.000 millones de dólares en títulos soberanos de la Argentina. Cristina Fernández de Kirchner y Sergio Massa respaldan la estrategia presidencial para evitar que fracase la negociación con los acreedores privados del país. Y los fondos que representan sus intereses ante Martín Guzmán, acotaron su voracidad inicial para intentar un deal que evite el juicio por default y consagre un final antes que termine junio.

    Donald Trump confía en Steven Mnuchin, su secretario del Departamento del Tesoro, que a su vez es amigo personal Larry Fink, CEO de BlackRock. Este fondo de inversión tiene la posición más dura en la negociación con Argentina, y llegó hasta Mnuchin para abrir una diagonal a la quinta de Olivos. Gerardo Rodríguez es mexicano, fue subsecretario de Finanzas de Felipe Calderón y maneja para BlackRock las relaciones con los Mercados Emergentes.