martes 11 de diciembre

Deuda, FMI y swap: nada detiene el tobogán de las reservas del Central

La brutal devaluación del peso redujo la salida de dólares, tanto en concepto de importaciones, como de viajes al exterior y de compras para atesoramiento privado. Sin embargo, la fuga sigue y totalizó hasta fines de octubre nada menos que 25.960 millones de dólares. Vale preguntarse, en este contexto, qué pasa con las reservas del Banco Central, que registran una persistente declinación, solo maquillada con el ingreso de préstamos de bancos, desembolsos del Fondo Monetario Internacional (FMI) y la ampliación del swap (intercambio de monedas) con el Banco del Pueblo de China (central) por el equivalente a 8.700 millones de dólares. En definitiva, más deuda para financiar la fuga.

La hemorragia de divisas totalizó en noviembre 2.770 millones de dólares y el último lunes 3 las reservas volvieron a cerrar en baja, recortándose a 51.303 millones.


En tanto el FMI sigue gatillando sus desembolsos a medida que Nicolás Dujovne avanza hacia el déficit fiscal cero, la estrella del maquillaje pasó a ser, justamente, el mencionado swap.

Esa operatoria consiste en un intercambio de monedas entre dos bancos centrales que pueden ser convertidas a divisas duras (dólares) y, de ese modo, ser contabilizadas como reservas. Solo se paga por ese dinero una tasa de interés, del orden del 6% en el caso del acuerdo con China, si se las utiliza y únicamente por el monto que se usa.

Dejar un comentario