5.2 C
Buenos Aires
miércoles 16 de junio de 2021
Cursos de periodismo

«Diego no es de nadie. Maradona y los feminismos»

“Hay escrupulosos que ejercen la policía de las pequeñas distracciones”, escribe Borges en el prólogo a El informe de Brodie. Diego Armando Maradona muere el 25 de noviembre del 2020, en plena pandemia de COVID. Mientras millones en el mundo escuchan atónitos la noticia, lloran, insultan, callan, se mueven como caballos encerrados o inventan algún homenaje apurado durante el día que se consume en tristeza, algunas personas interrumpen ese duelo, esa comunión, y “cuestionan” –en especial, a través de las redes sociales– a las mujeres o a las feministas que lo despiden señalando la supuesta contradicción de dedicarse a la muerte del mayor jugador de fútbol de la historia cuando coincide con el Día Internacional de Eliminación de la Violencia contra las Mujeres.

Hay una pregunta que no confío tanto en hacer (¿se puede ser feminista y querer al Diego?) porque quizá la pregunta sigue sosteniendo lo que habría que discutir, el trastocamiento de los órdenes (los feminismos primero y Maradona después), justamente cuando por un rato todo se descentra y se interrumpe, y porque la interrogación supone alguna idea de “permiso”, “justificación” o “razones” en un momento que es más grande que la tinta, más tembloroso (incluso en este después, en todos los después). Todo es discurso hasta, al menos, un día, el del final. El límite, la rueda, lo que a todos nos toca. La muerte nos ordena. Quienes no pueden correrse ni ante eso (Maradona y feminismos, asunto separado o No es el día para pensar a Maradona desde los feminismos) hablan más de sí mismos que de aquello de lo que creen hablar. La pregunta para hacer es otra: ¿se puede ser policía y ser feminista?

eldiplo.org  (www.eldiplo.org)