Digitalizan fotos históricas para preservar el patrimonio visual argentino

La transformación digital que sufrió la fotografía en los últimos 20 años arrinconó a casi todos los documentos analógicos al olvido. Ahora, rescatado de un folclórico anonimato, el archivo de fotos históricas vuelve a ser un lugar para repasar y entender la historia de los últimos 170 años.

Con esta motivación Alfredo Srur fundó el Centro de Investigación Fotográfico Histórico Argentino (Cifha), un espacio que preserva, estudia y difunde archivos fotográficos argentinos. Allí se conservan daguerrotipos, ambrotipos, ferrotipos, albúminas, negativos y positivos en vidrio, manuscritos y documentos inéditos de los más destacados fotógrafos de la historia argentina. Además cuenta con un laboratorio analógico, donde se dictan talleres para no perder la tradición de revelar fotografías en color y blanco y negro.


«Este proyecto nació en 2013 y surgió a partir de cierta crisis personal ocasionada por lo que fue la transformación de la era analógica a la era digital. No hubo al principio de este proceso una reflexión, sino un cambio automático. Habiendo trabajado en fotoperiodismo y en esa especie de crisis surgió cierto cuestionamiento, una búsqueda de las diferencias entre lo analógico y lo digital a partir de lenguajes diferentes; en definitiva, un proceso es algo de la físicoquímica mientras que el otro es una mera interpretación de ceros y unos», afirma Srur en diálogo con LA NACION.