12.3 C
Buenos Aires
jueves 24 de junio de 2021
Cursos de periodismo

Dinamarca, un ejemplo de cómo desperdiciar menos alimentos

En la cocina de Pernille Rask se aprovecha todo y no se tira nada. Cada lunes ella y una decena de voluntarios preparan 30 comidas calientes y una bolsa de frutas y verduras que reparten entre los vecinos más necesitados del municipio de Hørsholm, al norte de la capital danesa.

Las papas, los pimientos rojos, el pan y las salchichas que usan para el menú de hoy, todos ellos en perfecto estado para el consumo, habrían terminado a la basura si no fuera por iniciativas como Mad med Hjertet («comida con el corazón»). «Cada día tenemos que ser más creativos, nunca sabemos con qué nos vamos a encontrar, pero nunca nos falta de nada» explica Pernille. Hace un año y medio empezó esta iniciativa local con el objetivo de aprovechar la inmensa cantidad de alimentos que se desperdiciaban en los supermercados y restaurantes del municipio, a la vez que dar un apoyo a personas en situación de vulnerabilidad. Rask pone un ejemplo: «En Navidad nos llamó el dueño de un supermercado porque iba a tirar 400 litros de leche aptos aún para el consumo, desgraciadamente todavía no tenemos la capacidad para aprovechar toda la comida, pero lo intentamos».

Cada año, en Dinamarca se tiran 700.000 toneladas de alimentos que se hubieran podido aprovechar, principalmente en los hogares (un 36% del total) y en los supermercados (un 23%). Según datos del Ministerio de Agricultura danés, cada día durante un año se podrían llenar 9.730 carritos de la compra con los alimentos malgastados. Las frutas frescas y las verduras representan el 41% de la comida que se desaprovecha, algo paradójico, ya que a menudo son importadas desde el sur de Europa o de otras partes del mundo, dejando una importante huella en emisiones de Co2, además de no ser nada económicas para el bolsillo de los consumidores.

eldiarioar.com  (www.eldiarioar.com)