23.6 C
Buenos Aires
viernes 16 de abril de 2021
Cursos de periodismo

Director Técnico, el peor oficio del mundo

Hay un día que es el día del director técnico. Se festeja el 13 de noviembre. Chacarita saludó para esa fecha a Walter Coyette con un tuit. “¡Feliz día, Gastón!”, le escribieron desde la cuenta del club en un flyer sobre su figura. Quince días después, Coyette anunció que dejaba el cargo desde sus redes sociales. Chacarita había perdido el séptimo partido del torneo, en el que sólo ganó uno y empató tres. Los dirigentes habían dicho que lo apoyaban, querían que siguiera. Coyette les agradeció, pero dijo que se iba. Sin saberlo, es probable que su decisión haya sido un homenaje a un aforismo de Alfredo Davicce, el ex presidente de River: “Mi obligación es respaldar al técnico hasta cinco minutos antes de echarlo”.

Los entrenadores de fútbol manejan el joystick de nuestro humor. Son los administradores de la angustia ajena. Una vez, durante una cena, un grupo de amigos le reprochó a un periodista deportivo que reclamara con tanta vehemencia la renuncia de un técnico de la selección: que jugaba con el trabajo del otro, que no estaba bien, hay familias que viven de eso, le decían. Lo trataron de buchón. “¿Saben qué pasa? –frenó el periodista a sus inquisidores- Que no es un trabajador como cualquiera, tiene que armar un equipo, laburar para la felicidad de los demás. Si no puede hacerlo, se tiene que ir por el bien de todos”.

revistaanfibia.com  (www.revistaanfibia.com)