viernes 20 de mayo de 2022
Cursos de periodismo

Donald Trump contra los «haters»

Ya saben cómo es. Lo tienes todo: riqueza, fama, hoteles, una bella esposa, la línea de corbatas más grandiosa del mundo. Tenías un exitoso programa de televisión y ahora tienes una exitosa campaña presidencial. Cuantas más cosas tienes, más se te acerca gente que quiere reprocharte por tenerlas. Ni siquiera puedes faltar a un horrendo debate republicano —porque la moderadora a la que previamente insultaste aún te desagrada— por ir a un evento para recaudar fondos para los veteranos estadounidenses sin que los reporteros te pregunten, meses después, a dónde fue a parar ese dinero. Además, está ese juicio inminente sobre aquella “universidad” que tenías. La escuela prometió convertir a los estudiantes en millonarios, pero terminó haciéndolos aún más pobres y ahora te están demandando.

En mayo, en un evento político en San Diego, tú trajiste a colación todo ese desastre: “No debería haber juicio alguno. Esto fácilmente pudo haberse desechado en un juicio sumario. Eso es lo que todos dicen, pero el juez que me tocó odia a Donald Trump. Me odia. Es un hater. Su nombre es Gonzalo Curiel y no está haciendo lo correcto”.

Muy bien, con ese “tú” no nos referimos a ti, sino a Donald Trump, quien con una sola palabra pudo borrar la línea entre persecución y culpabilidad. Sin embargo, quizá puedes entenderlo, no la deducción racista de Trump sobre la ascendencia mexicana del juez Curiel, sino la parte acerca de enfrentar personas que no pueden soportar tu éxito, tu polémica, tu buen humor. Solo me refiero a la parte de los haters, u odiadores, en español.

nytimes.com  (www.nytimes.com)