martes 11 de diciembre

Dos años después, Finlandia va a acabar con su programa piloto de renta básica universal

El breve pero muy publicitado affair amoroso de Finlandia con la Renta Básica Universal llegará a su fin a finales de este mismo año. Apenas un curso después de su puesta en marcha, el gobierno conservador de Juha Sipilä ha decidido que, primero, no expandirá la base de beneficiarios en 2018 (tal y como solicitaba Kela, la Seguridad Social finesa), y que, segundo, no continuará con el programa piloto durante 2019. ¿Adiós al sueño de una renta básica universal real?

No era un RBU. Para contextualizar la noticia hay que tener en cuenta dos cosas: ni se trataba de una RBU pura ni el experimento tenía un carácter permanente. Finlandia escogió a un reducido grupo de desempleados (2.000 repartidos por todo el país) a los que entregaría 560 euros al mes por un periodo de dos años. El objetivo del programa era evaluar si entregar dinero gratis al contribuyente le desincentivaba para el trabajo. El proyecto siempre se acotó a dos años, de 2017 a 2019.


Kela quería más. Sucede, sin embargo, que la agencia que rige la Seguridad Social finlandesa, Kela, sí quería expandir tanto la cobertura como el enfoque del programa. No será así: según se explica aquí, el gobierno finés quiere explorar otras vías de beneficios sociales más allá de la Renta Básica Universal (esto es: entregando dinero con condiciones). Han surgido diversas voces críticas en el seno de la agencia: consideran que han tenido poco tiempo para evaluar el impacto de la RBU.

Dejar un comentario