martes 25 de septiembre

Dudas sobre la reelección: cinco requisitos para volver a alinear planetas

Hay pocas estrategias que desnuden tanta debilidad de un presidente como la de salir a instalar de manera anticipada la idea de su propia reelección. Es la pura confirmación de que el panorama político y económico se presenta tan desolador que es necesario salir a conjurar con palabras esa pérdida de apoyo y poder típica de las crisis. Sea por el síndrome de pato rengo o por cierta miopía para leer la realidad, lo cierto es que Cambiemos ratificó hace casi dos semanas que la prioridad para el 2019 será la reelección del Presidente. Lo hizo en una reunión de la Mesa Nacional de la fuerza en la Casa Rosada, encabezada por el jefe de Gabinete Marcos Peña, con la certeza de que aún pueden seguir encarnando la idea de cambio que persiste en la sociedad. Es cierto. Una gran mayoría de la población sigue demandando que la historia de fracasos sufrida por el país de manera recurrente desde hace más de 70 años quede en el olvido de una vez por todas. Pero la gran incógnita es quién será esta vez el dueño del cambio.

Cambiemos ya no tiene la vaca atada. Todos los analistas consultados por 3Días sostienen que el sueño de un segundo mandato entró en terapia intensiva para Mauricio Macri. Nadie se anima aún a sepultarlo; en la Argentina un año político es una cantidad inmensa de tiempo. Basta con recordar que hace apenas ocho meses, cuando el frente oficialista arrasó a nivel nacional en las elecciones legislativas, los analistas daban por hecho la reelección del mandatario el año que viene, e incluso, como dice con ironía el politólogo Luis Tonelli, “se hablaba de Antonia 2029”.


Hoy sólo queda un consuelo: nadie, por ahora, capitaliza la caída de imagen que padece el Gobierno. La dispersión del peronismo lo sigue beneficiando. Y si bien Cristina Kirchner sigue siendo la opositora mejor posicionada, no logra sumar votos por fuera de sus seguidores duros. Una encuesta realizada por la firma Observatorio Electoral, de Julio Burdman, destaca que si las elecciones presidenciales fueran hoy, Macri obtendría el 29,2% de los votos, contra el 23,1 de CFK y el 15,5% de otro peronista. Lo que no es garantía de nada. En el sondeo, ganan los indecisos con el 27,4%. De mantenerse este resultado en 2019, la madre de todas las dudas será si Macri logrará imponerse en una segunda vuelta, que sería inevitable.

Dejar un comentario