Durán Barba volvió a la Casa Rosada y en el Gobierno empezaron a recuperar el humor

El psicoanalista español Roberto Zapata se instaló en las últimas horas en La Plata. Eligió un hotel de la capital bonaerense para no tener que regresar a Buenos Aires por el tiempo que dure su trabajo de campo. Antes había pasado unos días por Mar del Plata, después de su rápida vuelta al país, convocado por Casa Rosada para medir el humor social.

Zapata, que es parte fundamental del equipo de Jaime Durán Barba, todavía no entregó los resultados de sus trabajos, que el pasado fin de semana eran esperados con impaciencia en la quinta de Olivos. «Va entregando de a poco», aseguran en Gobierno.


Macri, sin embargo, no esperó las conclusiones de Zapata. El resultado de la convención radical, la supuesta desactivación de planes alternativos en torno a su candidatura, la promocionada inauguración del Paseo del Bajo, pero en especial la tranquilidad cambiaria de las últimas semanas, trajeron al Presidente alivio personal y político.