jueves 2 de diciembre de 2021
Cursos de periodismo

‘Eau de livre’: ¿por qué los libros recién comprados huelen a nuevo y las bibliotecas a viejo?

Pintura fresca, pegamento, asfalto, humo… No sabemos qué le pasa a la nariz con los químicos, que nos producen una especie de placer tan culpable como adictivo. ¿Y qué hay de los libros recién comprados? ¿Se trata del olor fetiche de lectores empedernidos o su aroma gusta a todo hijo de vecino? Quizá haya quien prefiera, sin embargo, el perfume de los documentos vetustos, porque no es lo mismo meter las narices en la novela que acabas de comprar que en la que tomas prestada de una biblioteca, por mucho que lleven el mismo título. ¿Qué les ocurre a los volúmenes para que pierdan su fragancia original?

elmundo.es  (www.elmundo.es)