Economistas o meteorólogos: quiénes dan mejores pronósticos

En su libro de no ficción La ola, la periodista Susan Casey va alternando entre capítulos que describen eventos con las olas más gigantescas de todos los tiempos y secciones que cuentan la historia del surf. Casey enumera los avances tecnológicos que hicieron que hoy haya surfistas que montan olas de más de 30 metros. Como las motos de agua que llevan a los deportistas intrépidos mar adentro (algo muy peligroso para hacer a nado con la tabla) y, fundamentalmente, el avance de los pronósticos meteorológicos, que permiten que los mejores surfistas se trasladen todo el año en avión entre islas y costas del pacífico a la «caza» de las mejores olas.

El libro de Casey se publicó en 2010 y desde entonces la capacidad de predecir el tiempo mejoró aún más, de manera exponencial. Un reciente artículo de la revista Science cuenta que en la actualidad se logran predicciones a cinco días con la misma precisión que en 1980 se conseguían para el día siguiente. Los avances permitieron incluso descifrar mejor fenómenos climáticos ultracomplejos como los huracanes, algo que se traduce en miles de vidas salvadas si se tiene en cuenta que el anticipo en tiempo permite evacuaciones mucho más eficaces que en décadas anteriores.