13 C
Buenos Aires
viernes 14 de mayo de 2021
Cursos de periodismo

EE.UU.: Los republicanos andan metidos en un divorcio complicado con las grandes empresas del que los demócratas podrían sacar partido

Uno de los hechos centrales de la política norteamericana moderna ha sido el sólido lazo entre el Partido Republicano y la élite de negocios del país. Hasta Donald Trump, que hizo brevemente campaña como populista económico en 2016, gobernó como el plutócrata que era. Las empresas podían fiarse de los republicanos en lo que respecta a recortes fiscales regresivos y una economía de oferta, cosas que ayudaban a sus resultados, y a las cuentas bancarias personales de sus ejecutivos. Los demócratas, mientras tanto, han ido derivando hacia la izquierda económicamente, adhiriéndose a impuestos mucho más elevados y a una nueva era de acoso a los trust. Si los republicanos son los capitalistas, entonces los demócratas son los socialistas.

Esa, al menos, es la historia convencional. Y describe bien algunas cosas. Pero le cuesta explicar lo que ha pasado en las últimas semanas, en las que grandes empresas como Delta y Coca-Cola se han manifestado en contra de la nueva legislación de supresión del voto del estado de Georgia. Los republicanos dieron una respuesta feroz, y el líder de la minoría [republicana] en el Senado, Mitch McConnell, que acusó al sector privado de comportarse como un “gobierno paralelo del activismo” y avisó de “graves consecuencias” si no cejaban en ello. Esta amenaza no es ociosa, hay esfuerzos en marcha para perjudicar a varias empresas en su cuenta de resultados, con los republicanos que votan para despojar a Delta de una lucrativa exención tributaria y Trump que apela al boicot de empresas como Coca-Cola. (¿quiere alguien una Freedom Pepsi?)

sinpermiso.info  (www.sinpermiso.info)