El 80% de la inversión extranjera que ingresó en los últimos tres años a Argentina fue especulativa

El 80% de la inversión extranjera que entró al país durante los tres años de la gestión de Cambiemos fue destinada a comprar activos financieros, al totalizar casi u$s29.000 millones, estimó un trabajo del Observatorio de Coyuntura Internacional y Política Exterior (Ocipex). Según el informe elaborado por Sofía Sternberg y Emanuel Bouza, de esa cifra sólo quedó en la Argentina el 20%, ya que el resto del flujo emigró con la corrida cambiaria del año pasado.

Esta apuesta a la «hot money», como se conoce en el mercado a este tipo de capitales que ingresan y salen de un día para el otro, fue una de las claves que le permitieron al Gobierno mantener el dólar planchado desde fines de 2016 y todo el 2017. Así, se profundizó un atraso cambiario que favoreció el triunfo del oficialismo en las elecciones legislativas, al tiempo que el drenaje de divisas por las importaciones y el turismo no paraba de crecer, hasta que el chorro se cortó abruptamente en el otoño de 2018 y el tipo de cambio saltó más de 100%.


El puntapié inicial lo había dado el ex ministro de Hacienda Alfonso Prat Gay cuando eliminó una resolución del 2005 que establecía un encaje del 30% por un año para los flujos provenientes del exterior y acortó de 365 días a 120 días el plazo mínimo de permanencia. De esta manera, la inversión en cartera sumó u$s1.925 millones y se ubicó por debajo de los u$s2.561 millones que se volcaron a la economía real. Al mismo tiempo, desde el Banco Central se amplió la autorización para compra de dólares de u$s2.000 a u$s2 millones mensuales para personas físicas y definió que habría libre salida por igual monto.