El acto de la CGT: “Con lo que cuesta armar un full”

El acto de la CGT fue una demostración de descontento que puso en el espacio público reclamos que habían sido tramitados, hasta aquel momento, en penumbras y semitonos. El paro sin fecha y el palco tomado dejó a los líderes de la central obrera en el círculo de dirigencias que se engañan a sí mismas y confunden masividad con un predominio total e inconmovible. La sociedad, escribe Pablo Semán, está dividida en cuatro cuartos. “Para transformar y dirigir la Argentina, en el sentido que sea, es necesario sumar mucho en tres de esos cuatro cuartos. Por ahora nadie lo está haciendo y el simulacro de representación es un peligro para todos”.