El albañil al que le pagaron $1.500 por denunciar a Carrió: «Me lo gasté en comida»

El juez federal Daniel Rafecas desestimó y archivó las denuncias presentadas contra la diputada Elisa Carrió por enriquecimiento ilícito. Se trata de una demanda presentada en noviembre pasado por un albañil, que al ser convocado por la Justicia, confesó le pagaron $1.500, el equivalente a seis pizzas grandes de muzzarella. En diálogo con BigBang, Saúl Enrique Paz confesó que “no sabía lo que firmaba”.

La investigación surgió en noviembre pasado, tras la denuncia de Paz, un albañil de Derqui, partido de Pilar, que en aquel momento se encontraba desocupado. “Vino un chabón del barrio y me preguntó si necesitaba plata. Yo no sabía lo que firmaba, sino, no lo hubiera hecho”, relató el joven de 28 años.